¿Vale la pena la Unión Europea o deberíamos terminarla?

Escrito por 72ykh

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

El futuro de la Unión Europea: ¿Vale la pena?

¿Crees que la Unión Europea (UE) vale la pena o deberíamos ponerle fin? Muchas personas sienten una fuerte desconexión con la UE, mientras que otros aplauden sus logros. Pero, teniendo en cuenta todo, ¿es buena o mala para los europeos? Desde que el Reino Unido anunció su salida, en su mayoría se la trata como si ya no formase parte del club.

La UE, que combina a sus 27 países miembros, tiene una población de aproximadamente 450 millones de personas, lo que la convierte en el tercer país más poblado del mundo. Es la segunda economía más grande del mundo en términos de PIB y posee el mercado único más grande del mundo. Sin embargo, originalmente la creación de la UE se trataba de una cosa: la paz. Los europeos son muy buenos en guerra, por lo que estuvieron involucrados en conflictos sangrientos prácticamente durante toda su historia. La rivalidad de un siglo entre Alemania y Francia solamente costo millones de vidas y se arraigó tan profundamente que los alemanes inventaron su propia palabra para ella: ‘Erbfehde’ (resentimiento duradero después de una guerra).

Después de la Segunda Guerra Mundial, los europeos decidieron que querían una paz duradera que no se basase en un equilibrio de poder militar. En su lugar, las economías, políticas y los ciudadanos de Europa deberían estar tan estrechamente interconectados que la guerra se convirtiera en algo tanto impráctico como impensable. Y el plan funcionó porque entre los países miembros de la UE hemos tenido más de 70 años de paz. Y la paz es buena y todo, pero ¿cuáles son los logros y problemas actuales de la UE?

Los ciudadanos de la UE se benefician de muchas libertades individuales. Los tratados y regulaciones de la UE garantizan un fácil viaje, comunicaciones económicas, una gran variedad de bienes y servicios, así como altos estándares de salud y seguridad. Las instituciones europeas no temen enfrentarse a empresas como Microsoft, Apple o Facebook en temas de competencia justa, evasión fiscal o protección de datos. Gracias a los programas científicos de la UE, los países europeos se han convertido en un motor de la ciencia en todo el mundo. La libertad de viajar y trabajar en cualquier lugar hace que sea fácil solicitar fondos y formar equipos internacionales de expertos con el mejor equipo. A su vez, la UE se ha convertido en el líder mundial en términos de su participación global de investigadores científicos y produce más del 25% de la producción mundial de investigación con solo el 5% de su población. Sin embargo, muchos ciudadanos desconfían de la UE. Bruselas parece estar demasiado lejos, ser poco transparente, tecnocrática y difícil de entender. Y no ayuda que la UE sea terrible en su alcance y explicar lo que realmente hace. Esta desconexión también ha llevado a una disminución constante de la participación electoral a lo largo de las décadas. Se necesita desesperadamente más transparencia y responsabilidad si las instituciones de la UE desean obtener la confianza de sus ciudadanos.

Actualmente, la UE aún se ve afectada por la crisis de refugiados de 2015. Algunos países han aceptado un número mucho mayor de solicitantes de asilo que otros, mientras que los países fronterizos se sienten abrumados y abandonados. Otros países están en shock por la inmigración masiva inicialmente no regulada y han cerrado sus fronteras, efectivamente bloqueando la ruta más grande hacia Europa. La riqueza y la libertad de la UE la convierten en un destino atractivo, y esto es poco probable que cambie. La población está dividida sobre cómo reaccionar ante esto. Algunos argumentan que Europa dejó entrar a demasiados inmigrantes con una cultura diferente sin exigir estrictamente la integración, mientras que otros argumentan que la inmigración no es el problema, sino que el racismo y la discriminación a los inmigrantes están impidiendo la integración. Encontrar un equilibrio entre ayudar a los refugiados, rechazar los inmigrantes ilegales e integrar con éxito a aquellos que se quedan, sigue siendo uno de los desafíos más difíciles y controvertidos de la Unión.

INTERESANTE:   El Antropoceno Revisado: Un Vistazo al Pasado Irreversible.

Dejando de lado la inmigración, el futuro de la UE también se enfrenta a varios desafíos en temas como la defensa y el dinero. Tradicionalmente, los países europeos han confiado mucho en la protección de los Estados Unidos a través de la OTAN. Pero en el clima político actual, Europa tiene que preguntarse si realmente quiere depender de los Estados Unidos para su seguridad. Si se combinan, los ejércitos de los países miembros de la UE podrían formar una fuerza defensiva efectiva y ser la tercera fuerza militar más grande del mundo. Esto podría ahorrar mucho dinero, proteger las fronteras europeas y mejorar la comprensión cultural con soldados de 27 países diferentes trabajando por un objetivo común.

En cuanto al dinero, es complicado. La UE creó el mercado único más grande del mundo, y dentro de él, los países pueden comerciar sin fronteras ni aranceles aduaneros. Aquellos países que ingresaron obtuvieron un impulso masivo para sus economías. Por ejemplo, el comercio entre vecinos aumentó hasta un 500%, y se crearon nuevos empleos de manera constante. Las investigaciones han sugerido que unirse a la UE dejó a la mayoría de los nuevos miembros con un PIB promedio un 12% más alto que si hubieran permanecido fuera. Además, para esas regiones con economías más débiles y poca infraestructura, las instituciones de la UE brindan miles de millones de euros cada año para ayudar en la inversión económica, la infraestructura y el desarrollo social. Sin embargo, también hay aspectos negativos.

La UE intenta unir a países con economías y leyes muy diferentes en materia de trabajo, impuestos y seguridad social. El costo de una hora de trabajo en un país de la UE oscila entre 4 euros y 40 euros. Algunos países tienen grandes industrias y fuertes exportaciones, mientras que otros se centran en servicios, turismo o recursos naturales. Además, el euro es la moneda común de algunos, pero no de todos estos países. Como muestra la crisis griega, esto puede ser una receta para el desastre. No puedes unificar economías muy diferentes bajo una sola moneda y dejar que sus políticas económicas sean separadas.

Entonces, ¿valen la pena todos los países de la UE unirse bajo una moneda común? ¿Deberían los eslabones más débiles ser excluidos del euro o deberían obligarse a adoptar políticas comunes en impuestos, atención médica y seguridad social? Es una pregunta que lleva años debatiéndose y que está lejos de tener una solución.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad