25 enigmas criptográficos famosos sin resolver que te dejarán perplejo

Escrito por 72ykh

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

En 1885, se publicó anónimamente en Virginia un pequeño folleto que contenía una historia y tres mensajes cifrados, conocido como los códigos Beale. La historia afirmaba que los mensajes conducían a un tesoro enterrado por un hombre llamado Beale, pero solo se ha resuelto uno de los mensajes. El manuscrito de Voynich, con al menos 600 años de antigüedad, presenta un lenguaje indescifrable y innumerables imágenes de plantas y personas no identificadas, así como extrañas estructuras. Entre 1966 y 1974, el asesino en serie Zodiac envió más de 20 mensajes cifrados a la policía, y aunque algunos han sido descifrados, algunos siguen sin resolver. Kryptos, una escultura con cuatro secciones de caracteres cifrados instalada en la sede de la CIA en 1990, ha sido descifrada en tres secciones, pero la cuarta aún no se ha resuelto. El criptograma Dorabella, un mensaje cifrado enviado en 1897 por el famoso compositor Edward Elgar a su amiga Dora Penny, aún permanece sin resolverse. El DES cipher escrito por Alexandre de Gaba en 1939 en su libro de criptografía «Codes and Ciphers», incluía un desafío que nunca se resolvió. Aunque Linear B fue descifrado en la década de 1950, el Linear A sigue sin resolverse. El disco de D’ust en un tabla de arcilla circular descubierta en Creta en el siglo XX, con un alfabeto de 45 símbolos diferentes, aún no ha sido descifrado, pero se cree que podría ayudar a descifrar Linear A.

Los cifrados sin resolver

En 1933, se descubrieron siete barras de oro en China que contenían escritura antigua china, criptogramas y letras latinas. La escritura del Valle del Indo, una civilización que se desarrolló en el subcontinente indio entre 2600 y 1800 a.C., dejó miles de objetos con un sistema de escritura pictográfico compuesto por aproximadamente 400 signos que aún no ha sido descifrado por completo. En 1987, el profesor de física Richard Feynman fue desafiado con tres códigos que solo pudo resolver uno de ellos. El sistema de cifrado Enigma, utilizado por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, todavía tiene algunos mensajes sin descifrar. Durante la Segunda Guerra Mundial, se encontró un mensaje encriptado adjunto a los restos de una paloma mensajera en Inglaterra que aún no ha sido descifrado. El código de Rongorongo en la Isla de Pascua, un lenguaje desconocido tallado en tablillas de madera, sigue siendo un misterio sin resolver. Vinci o Antiguo Europeo, una colección de símbolos encontrados en artefactos que datan entre 6,000 y 4,500 a.C., excavados en el sureste de Europa, no ha sido reconocida como un sistema de escritura. El Proto-Elamita, un sistema de escritura que apareció por primera vez alrededor de 2900 a.C., aún no ha sido descifrado y no se conoce el idioma que representa. El códice de Rohan, un manuscrito escrito en un idioma desconocido, ha desconcertado a los investigadores hasta el día de hoy.

INTERESANTE:   25 Estrategias Defensivas Animalísticas Extrañas y Efectivas

Los cifrados más enigmáticos

En diciembre de 1948, se encontró el cuerpo de un hombre sin identificar en Australia con dos palabras escritas en un papel que aún no han sido descifradas. En 1999, el cuerpo de Ricky McCormick fue encontrado con dos códigos en sus bolsillos, y el FBI ha pedido ayuda para resolverlos. El cifrado Kaos, publicado por el autor JF Byrne, ha sido indecifrable durante años. Las letras talladas en un monumento en Shugborough Hall, en Inglaterra, han sido objeto de especulación durante mucho tiempo sin llegar a una conclusión sobre su significado. Durante la Segunda Guerra Mundial, los «Navajo Code Talkers» utilizaron el complejo idioma navajo para comunicaciones cifradas que nunca fueron descifradas. Los códigos Blitz, descubiertos durante la guerra en un refugio antiaéreo en Londres, podrían ser códigos masónicos del siglo XVIII. Los cifrados Balasso, creados por el criptólogo italiano del siglo XVI, aún no han sido descifrados. Y finalmente, el cifrado de Bacon, utilizado por Sir Francis Bacon en sus obras literarias, ha dado pie a la teoría de que él fue el verdadero autor de las obras de Shakespeare, pero aún no se ha llegado a una conclusión definitiva.

Si te ha interesado este artículo, te invitamos a explorar nuestro sitio web para encontrar más contenido fascinante y una variedad de listas interesantes relacionadas al misterio y la criptografía.