Paradoja de Peto: el misterio de las ballenas azules y el cáncer

Escrito por 72ykh

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

Cáncer es una enfermedad tenebrosa y misteriosa. En el proceso de tratar de entenderlo para mejorar en su erradicación, descubrimos una paradoja biológica que aún permanece sin resolver hasta el día de hoy. Los animales grandes parecen ser inmunes al cáncer, lo cual no tiene sentido en absoluto. A medida que un ser vivo se vuelve más grande, se supone que debería tener más probabilidades de desarrollar cáncer. Para entender por qué esto sucede, primero necesitamos comprender la naturaleza del cáncer.

La naturaleza del cáncer

Nuestras células son robots proteicos compuestos por cientos de millones de partes, guiados únicamente por reacciones químicas. Crean y desmantelan estructuras, mantienen un metabolismo para obtener energía o hacer copias casi perfectas de sí mismas. Llamamos a estas reacciones químicas complejas «vías metabólicas». Son redes bioquímicas interconectadas y apiladas unas sobre otras. La mayoría de ellas apenas pueden ser comprendidas por una sola mente humana y sin embargo, funcionan perfectamente, hasta que no lo hacen.

Con miles de millones y trillones de reacciones que ocurren en miles de redes a lo largo de muchos años, la pregunta no es si algo saldrá mal, sino cuándo sucederá. Los errores pequeños se acumulan hasta que la maquinaria grandiosa se corrompe. Para evitar que esto se descontrole, nuestras células tienen interruptores de muerte que las hacen cometer suicidio, pero estos interruptores no son infalibles. Si fallan, una célula puede convertirse en una célula cancerígena. La mayoría de ellas son rápidamente eliminadas por el sistema inmune, pero esto es un juego de números. Dado suficiente tiempo, una célula acumulará suficientes errores para pasar desapercibida y comenzar a multiplicarse.

Todos los animales tienen que lidiar con este problema. En general, las células de los diferentes animales son del mismo tamaño. Las células de un ratón no son más pequeñas que las nuestras, simplemente tiene menos células en total y una vida más corta. Menos células y una vida breve significan una menor probabilidad de que las cosas salgan mal o de que las células muten… o al menos debería ser así. Los humanos viven aproximadamente 50 veces más y tienen 1,000 veces más células que los ratones, sin embargo, la tasa de cáncer es básicamente la misma tanto en humanos como en ratones. Incluso las ballenas azules gigantes, que tienen aproximadamente tres mil veces más células que los humanos, parece que no desarrollan cáncer en absoluto.

La paradoja de Peto y las dos soluciones propuestas

Esta es la paradoja de Peto: la desconcertante realización de que los animales grandes tienen mucho, mucho menos cáncer de lo que deberían. Los científicos han propuesto dos formas principales de explicar esta paradoja: la evolución y los hipertumores.

Solución 1: Evolución

A medida que los seres multicelulares evolucionaron hace 600 millones de años, los animales se volvieron más grandes, lo que implicaba más células y, por lo tanto, más posibilidades de corrupción celular. Como resultado, las defensas contra el cáncer tuvieron que mejorar cada vez más. Aquellos que no lo lograron, murieron. Sin embargo, el cáncer no aparece de la nada. Es un proceso que implica muchos errores y mutaciones en varios genes específicos dentro de la misma célula. Estos genes se llaman protooncogenes y, cuando mutan, es una mala noticia. Por ejemplo, con la mutación correcta, una célula perderá su capacidad de suicidarse. Otra mutación le permitiría esconderse. Otra más enviaría señales en busca de recursos. Y otra más se multiplicaría rápidamente. Pero estos oncogenes tienen un antagonista: los genes supresores de tumor. Estos genes previenen que estas mutaciones críticas ocurran o instruyen a la célula a suicidarse si están más allá de su reparación.

Resulta que los animales grandes tienen un número mayor de estos genes supresores, lo que hace que las células de elefante necesiten más mutaciones que las de un ratón para desarrollar un tumor. No son inmunes, pero son más resilientes. Esta adaptación probablemente conlleve algún costo aún no identificado. Podría ser que los elefantes envejezcan más rápidamente más adelante en su vida o que su capacidad de sanar heridas se ralentice. Aún no lo sabemos, pero la solución a la paradoja podría ser algo diferente.

INTERESANTE:   Cómo mejorar la salud del sistema nervioso: desde la actividad física hasta la meditación

Solución 2: Hipertumores

Los hipertumores, sí, hipertumores. Son tumores llamados así en relación a los hiperparásitos, que son los parásitos de los parásitos. Los hipertumores son los tumores de los tumores. Podemos pensar en el cáncer como una ruptura en la cooperación. Normalmente, las células trabajan juntas para formar estructuras como órganos, tejidos o elementos del sistema inmunológico. Pero las células cancerígenas son egoístas y solo trabajan en beneficio propio a corto plazo. Si tienen éxito, forman tumores, colectivos de células cancerígenas enormes que pueden ser difíciles de eliminar.

Formar un tumor es un trabajo arduo. Millones o miles de millones de células cancerígenas se multiplican rápidamente, lo que requiere muchos recursos y energía. La cantidad de nutrientes que pueden robar al cuerpo se convierte en el factor limitante para el crecimiento. Entonces, las células tumorales engañan al cuerpo para que construya nuevos vasos sanguíneos directamente hacia el tumor para alimentarlo, matándolo. Aquí es donde la naturaleza de las células cancerígenas puede convertirse en su propia perdición.

Las células cancerígenas son inherentemente inestables y, por lo tanto, pueden seguir mutando, algunas de ellas más rápido que sus compañeras. Si lo hacen durante cierto tiempo, en algún momento, una de las copias de las copias de la célula cancerígena original podría comenzar a verse a sí misma como un individuo otra vez y dejar de cooperar. Esto significa que, al igual que el cuerpo, el tumor original se convierte repentinamente en un enemigo que lucha por los mismos recursos escasos. Entonces, las células recién mutadas pueden crear un hipertumor que, en lugar de ayudar, corta el suministro de sangre a sus antiguos compañeros, que se morirán de hambre. Así, el cáncer está matando al cáncer. Este proceso puede repetirse una y otra vez y puede prevenir que el cáncer se convierta en un problema para un organismo grande. Es posible que los animales grandes tengan más de estos hipertumores de lo que nos damos cuenta. Tal vez simplemente no crecen lo suficiente como para notarlos. Tiene sentido: un tumor de dos gramos es el 10% del peso corporal de un ratón, pero es menos del 0,002% de un humano y 0,0002% de una ballena azul. Los tres tumores requieren la misma cantidad de divisiones celulares y tienen el mismo número de células, así que una ballena azul anciana podría estar llena de pequeños cánceres y simplemente no verse afectada.

Hay otras soluciones propuestas para la paradoja de Peto, como diferentes tasas metabólicas o diferentes arquitecturas celulares. Pero en este momento, simplemente no lo sabemos. Los científicos están trabajando en el problema, tratando de descubrir cómo los animales grandes son tan resistentes a una de las enfermedades más mortales que conocemos. Esto podría abrir el camino a nuevas terapias y tratamientos. El cáncer siempre ha sido un desafío, pero hoy finalmente estamos comenzando a entenderlo. Y al entenderlo, un día podríamos superarlo.