El poder del microbioma: cómo las bacterias controlan tu cuerpo.

Escrito por 72ykh

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

Los microbios están en todas partes, en tu teléfono, en tu botella de agua, en tus manos antes de lavarlas, en tus manos después de lavarlas y literalmente en todas partes, incluso encima de ti. Los microbios son omnipresentes y no hay nada que podamos hacer al respecto. Hace millones de años, hicimos un pacto con ellos: les brindamos refugio y alimento, y a cambio, ellos trabajan para nosotros. Sin embargo, cuanto más aprendemos sobre esta asociación, más se parece a una guerra fría.

Nuestro primer encuentro con los microbios

En el útero de nuestra madre, los seres humanos comenzamos estériles. Pero al atravesar el canal del parto, billones de bacterias maternas cubren todas y cada una de las partes de nuestros cuerpos. Esto es esencial para nuestra salud. Los niños que nacen por cesárea tienen una mayor tasa de asma, enfermedades autoinmunes e incluso leucemia. Por lo tanto, nuestros cuerpos no solo aceptan la invasión de microorganismos, sino que la reciben con agrado.

La evolución de nuestra relación con los microorganismos

A lo largo de millones de años, hemos coevolucionado para sacar el máximo provecho de nuestra relación. Por ejemplo, la leche materna contiene azúcares especiales destinados a alimentar y apoyar ciertos grupos de microbios, así como a engañar a otros y ayudar a modular el sistema inmunológico. Se necesitan hasta dos años para que se forme una comunidad microbiana saludable en cada individuo. Cada ser humano tiene su propio microbioma único, compuesto por bacterias, virus, hongos y otros organismos.

Los tres tipos de microorganismos en nuestro cuerpo

Tenemos tres categorías de huéspedes en nuestros cuerpos. Primero, están los pasajeros silenciosos que hacen su propia cosa y son educadamente ignorados. Segundo, están los invitados que nos causan daño pero con los que hemos aprendido a convivir, como las bacterias que crean ácido que derrite nuestros dientes si no los cepillamos lo suficiente. Tercero, están los amigos amigables que nuestros cuerpos quieren tener cerca, como la comunidad de 380 mil billones de bacterias que viven en nuestro intestino y nos ayudan a digerir los alimentos y obtener calorías adicionales de lo que no podemos digerir por nosotros mismos.

La importancia de nuestro microbioma intestinal

Nuestro intestino es también un punto de ataque perfecto para los invasores, por lo que está protegido por nuestro sistema inmunológico. Nuestro microbioma intestinal ha coevolucionado con nosotros para comunicarse con nuestro cuerpo y pedirle al sistema inmunológico que no los mate. Además, tienen una verdadera motivación para mantener nuestro intestino saludable. Algunos de ellos producen sustancias mensajeras que ayudan a educar al sistema inmunológico, mientras que otros estimulan la regeneración más rápida de las células intestinales. Sin embargo, en los últimos años, ha surgido evidencia de que la influencia de nuestro microbioma intestinal va mucho más allá. Incluso podría comunicarse directamente con nuestro cerebro.

La influencia de nuestro microbioma en nuestra salud mental y comportamiento

Hemos observado algunas cosas curiosas. El 90% de la serotonina, una importante sustancia mensajera para las células nerviosas, se produce en el intestino. Algunos científicos creen que el microbioma hace esto para comunicarse con el nervio vago, la autopista de información de nuestro sistema nervioso. Otro ejemplo es cuando las bacterias estimulan las células inmunes en el intestino, enviando una especie de señal de alarma al cerebro. Aquí, se activan las células inmunes que ayudan al cerebro a recuperarse de las lesiones. Dado que el cerebro decide cuándo comemos, a nuestro microbioma también le interesa tener un cerebro saludable.

INTERESANTE:   Cómo prevenir enfermedades infecciosas en niños: desde la educación sanitaria hasta las vacunas

Nuestro microbioma y nuestra salud en general

Nuestro microbioma también puede influir en nuestra vida diaria. Por ejemplo, pruebas con moscas de la fruta han demostrado que su microbioma influye en los alimentos que desean. Esto podría significar que nuestros microbios son capaces de decirle a nuestro cerebro qué alimentos debería obtener. Sin embargo, esta no es una calle de sentido único. La semilla para nuestro microbioma proviene de nuestra madre, pero su desarrollo y cambios están determinados por lo que comemos. Los organismos en nuestro intestino se alimentan de diferentes cosas y cultivamos bacterias según lo que comemos. Por lo tanto, nuestro intestino es como un jardín en el que decidimos constantemente qué crecerá y florecerá.

El ciclo de refuerzo negativo y su relación con la obesidad

La vida es difícil, y podemos quedar atrapados en un ciclo de refuerzo negativo. Por ejemplo, si tienes un periodo estresante y comes muchas hamburguesas, papas fritas y pizza, esto es genial para las bacterias que aman la comida rápida. Se multiplican y ocupan espacio de las bacterias que aman las verduras. Pero lo que es peor, envían señales al cerebro para que continúe haciendo lo que está haciendo. Esto te hace querer más comida rápida, lo cual fomenta el crecimiento de más bacterias amantes de la comida rápida y aumenta tus antojos. Este tipo de ciclo puede desempeñar un papel importante en la obesidad. Sin embargo, es importante destacar que se puede luchar contra este proceso y revertirlo mediante una alimentación saludable y la cría de más bacterias beneficiosas.

La influencia del microbioma en las enfermedades graves

Nuestro microbioma también se ha relacionado con otras enfermedades graves, como el autismo, la esquizofrenia y el cáncer. Uno de los primeros síntomas de Parkinson son problemas intestinales. Si tu cuerpo está invadido por bacterias que te perjudican, a menudo solo hay una solución: traer un ejército de buenos soldados. Esto se puede lograr trasplantando heces saludables de una persona sana en tu intestino. Este método ya se usa para curar la diarrea causada por bacterias de C. difficile que toman el control de un microbioma intestinal, pero aún no conocemos lo suficiente sobre la compleja interacción involucrada. Por ejemplo, un trasplante de un donante con sobrepeso curó la diarrea de una mujer, pero contribuyó a su obesidad a largo plazo.

La importancia de la armonía con nuestro microbioma

Necesitamos hacer mucha más investigación para comprender realmente cómo nuestros microbios nos mantienen saludables o enfermos. Pero, nos guste o no, necesitamos nuestro microbioma y él nos necesita a nosotros. Nunca tendremos nuestros cuerpos solo para nosotros, pero hemos ganado un poderoso aliado si podemos mantener la paz.