Manipulación genética: ¿beneficio o peligro para nuestra alimentación?

Escrito por 72ykh

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

OGM: una exploración de los hechos, los miedos y el futuro

GMOs (Organismos Genéticamente Modificados) han sido uno de los temas más controversiales de la ciencia. La ingeniería genética se utiliza en muchos campos, pero cuando se trata de alimentos y agricultura, la controversia se intensifica. ¿Por qué algo tratado tan diferente? Vamos a investigar y explorar los hechos, los temores y el futuro de los GMOs.

Modificación genética a través de los tiempos

Humanos han estado modificando genéticamente plantas y animales durante miles de años. A lo largo del tiempo, las características favorables eran seleccionadas y transmitidas a las generaciones siguientes. Después de miles de años, casi todas las plantas y animales que nos rodean son considerablemente diferentes a su estado pre-domesticado.

Entonces, ¿qué hace que los llamados organismos genéticamente modificados (OGM) sean diferentes? La selección de rasgos, basada en la suerte, es eliminada en la ingeniería genética. En su lugar, los científicos pueden elegir los rasgos deseados, como hacer que las frutas crezcan más grandes o sean resistentes a plagas.

Dudas y debates

Surgieron preocupaciones con respecto a los GMOs. Por ejemplo, hay preocupación sobre la «flujo génico», lo que significa que los cultivos genéticamente modificados pueden mezclarse con cultivos tradicionales e introducir características no deseadas. Aunque hay métodos que podrían prevenirlo, como las semillas Terminator, que producirían plantas infértiles, esto en sí mismo generó una gran protesta y detuvo su aplicación.

Otra preocupación es la propagación no intencional de ADN modificado. Ha habido casos de cultivos de GMOs creciendo donde no fueron plantados, y se han encontrado rastros de genes modificados en cultivos no modificados. Sin embargo, los cultivos genéticamente modificados no pueden reproducirse sin control. Muchos cultivos se polinizan a sí mismos y todos los cultivos tienen que estar relacionados para cruzarse. Además, se utilizan métodos culturales, como zonas de amortiguamiento, para mantener el cruce no intencional al mínimo.

¿Son diferentes los alimentos transgénicos?

Una de las principales preocupaciones ha sido si los alimentos que provienen de cultivos genéticamente modificados son diferentes a los alimentos provenientes de cultivos no modificados. Los cultivos genéticamente modificados destinados al consumo humano son evaluados en busca de posibles peligros por múltiples agencias. Tras más de 30 años y miles de estudios, la ciencia ha demostrado que los alimentos a base de cultivos GMO no son más riesgosos que sus equivalentes no GMO.

Esto no significa que no haya cultivos genéticamente modificados diseñados para tener características tóxicas para ciertas plagas, como los cultivos BT. Estos cultivos contienen un gen de la bacteria Bacillus thuringiensis que produce una proteína que destruye el sistema digestivo de ciertos insectos. Sin embargo, esta proteína es segura para los seres humanos. Por lo tanto, la toxicidad es solo una cuestión de perspectiva y de adaptación a diferentes especies.

INTERESANTE:   Imaginando los efectos de una detonación nuclear en una ciudad

Además, los cultivos genéticamente modificados también pueden ser resistentes a herbicidas, ayudando a los agricultores a controlar las malezas sin dañar los cultivos principales. Sin embargo, aquí es donde se encuentran algunos de los problemas más fundamentales de la discusión sobre GMOs. Muchas críticas hacia esta tecnología son realmente críticas hacia la agricultura moderna y las prácticas comerciales de las grandes corporaciones que controlan nuestro suministro de alimentos. Esas críticas son válidas e importantes, ya que necesitamos cambiar hacia un modelo agrícola más sostenible.

El potencial de los OGM

Los GMOs pueden tener un impacto positivo en la agricultura y el medio ambiente. Por ejemplo, en Bangladesh, la introducción de una nueva variedad de berenjena GM, con la proteína BT, redujo el uso de insecticidas en más del 80%. Esto mejoró la salud de los agricultores y aumentó sus ingresos.

En la década de 1990, la industria de la papaya en Hawái estaba siendo atacada por el virus del moteado del anillo, lo que amenazaba con acabar con la papaya hawaiana. La solución fue una papaya genéticamente modificada para ser resistente al virus. Sin esta intervención, la industria de la papaya en Hawái se hubiera derrumbado.

Además, se están investigando GMOs que pueden mejorar nuestra dieta, desarrollando plantas más resistentes al cambio climático y reduciendo el impacto ambiental de la agricultura. Los científicos están trabajando en cultivos que pueden extraer nitrógeno del aire, reduciendo la necesidad de fertilizantes y combatiendo la contaminación del agua y el cambio climático. También se están desarrollando plantas que pueden capturar más carbono, ayudando a mitigar y revertir el cambio climático.

La realidad es que el mundo necesita más alimentos en las próximas décadas. Los GMOs podrían jugar un papel importante en la producción de alimentos en la tierra que ya tenemos, evitando la deforestación y el uso excesivo de pesticidas. Es importante reconocer que GMOs no son el enemigo, sino una herramienta que, junto con cambios en la práctica agrícola, pueden ayudar a proteger y preservar nuestro entorno.