La física de la resonancia magnética: cómo funciona y sus aplicaciones médicas

Escrito por Ben Reina

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

La resonancia magnética es una herramienta importante para el diagnóstico médico. Es un tipo de imagenología que utiliza ondas de radio y un campo magnético para producir imágenes detalladas del interior del cuerpo humano. A diferencia de los rayos X, las imágenes de resonancia magnética no utilizan radiación ionizante, lo que las hace más seguras para los pacientes. En este artículo, exploraremos cómo funciona la resonancia magnética y algunas de sus aplicaciones médicas.

¿Cómo funciona la resonancia magnética?

La resonancia magnética funciona mediante la alineación de los átomos de hidrógeno en el cuerpo humano. Los átomos de hidrógeno tienen un núcleo con un espín, lo que significa que se comportan como pequeños imanes. En un campo magnético fuerte, como el campo magnético generado por una máquina de resonancia magnética, los átomos de hidrógeno se alinean con el campo magnético.

Cuando se aplica un pulso de radiofrecuencia, los átomos de hidrógeno absorben energía y se desalinean con el campo magnético. Una vez que se detiene el pulso de radiofrecuencia, los átomos de hidrógeno liberan la energía absorbida y vuelven a alinearse con el campo magnético. Esta liberación de energía es lo que se detecta en la resonancia magnética.

La máquina de resonancia magnética contiene una bobina que emite un campo magnético uniforme y una bobina de radiofrecuencia que emite pulsos de radiofrecuencia. También contiene una antena que detecta la energía liberada por los átomos de hidrógeno.

¿Cómo se utiliza la resonancia magnética en la medicina?

La resonancia magnética se utiliza en la medicina para diagnosticar una variedad de enfermedades y lesiones. Es especialmente útil para diagnosticar enfermedades que afectan al cerebro, la columna vertebral y las articulaciones.

Algunas de las aplicaciones más comunes de la resonancia magnética incluyen:

Diagnóstico de tumores cerebrales

La resonancia magnética es una herramienta importante para el diagnóstico de tumores cerebrales. Las imágenes de resonancia magnética pueden mostrar el tamaño y la ubicación de un tumor cerebral, lo que ayuda a los médicos a determinar el mejor curso de tratamiento.

INTERESANTE:   La física de la electrónica: cómo funcionan los dispositivos electrónicos

Diagnóstico de lesiones de la médula espinal

La resonancia magnética también se utiliza para diagnosticar lesiones de la médula espinal. Las imágenes de resonancia magnética pueden mostrar la ubicación y la gravedad de una lesión de la médula espinal, lo que ayuda a los médicos a determinar el mejor curso de tratamiento.

Diagnóstico de enfermedades de las articulaciones

La resonancia magnética se utiliza para diagnosticar enfermedades de las articulaciones, como la artritis. Las imágenes de resonancia magnética pueden mostrar el daño en las articulaciones y la inflamación, lo que ayuda a los médicos a determinar el mejor curso de tratamiento.

¿Qué precauciones se deben tomar durante una resonancia magnética?

Antes de someterse a una resonancia magnética, es importante informar al médico si se tiene algún implante metálico en el cuerpo, como un marcapasos o una prótesis de cadera. También es importante informar al médico si se está embarazada o si se tiene claustrofobia.

Durante la resonancia magnética, se debe permanecer quieto y no moverse. El ruido de la máquina de resonancia magnética puede ser fuerte, por lo que se proporcionan tapones para los oídos o auriculares para reducir el ruido.