Cómo realmente funciona el sistema inmunológico

Escrito por 72ykh

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

El sistema inmunológico humano es el sistema biológico más complejo después del cerebro humano, pero la mayoría de nosotros nunca aprendemos cómo funciona o de qué está compuesto. Tu sistema inmunológico consta de cientos de pequeños y dos grandes órganos y tiene su propia red de transporte que se extiende por todo tu cuerpo. Todos los días produce miles de millones de células nuevas, organizadas como un ejército con soldados, capitanes, oficiales de inteligencia, armas pesadas y suicidas locos. No es una entidad abstracta, tu sistema inmunológico eres tú, tu biología que te protege de miles de millones de microorganismos que quieren consumirte y de tus propias células pervertidas que se convierten en cáncer. Es tan complejo que es imposible cubrirlo en un solo video, por lo que haremos una serie que analiza diferentes aspectos de él. Hoy, veremos qué sucede cuando tu cuerpo es invadido y tus primeras líneas de defensa se enfrentan en una lucha a vida o muerte.

El inicio de una batalla

Ha sido un día normal cuando de repente el mundo explota y un asteroide rasga el cielo abierto. Innumerables formas de vida alienígena invaden, listas para destruir ciudades, infraestructuras y devorar civiles. O eso es lo que tus células experimentan. Miras tu dedo sangrante que te acabas de cortar con una ramita sucia en el parque. Qué molesto. Pero dentro de la herida ha ocurrido una horrible catástrofe. Hay células muertas y sangre y suciedad por todas partes. Aún peor, innumerables bacterias invaden las cálidas cavernas entre tus células impotentes, explorando su nuevo hogar, robando tus recursos y dejando excrementos por todas partes.

¡Las primeras líneas de defensa entran en acción!

De inmediato, la primera etapa de tu defensa entra en acción. Las células que sobreviven al impacto, que están heridas o muriendo, gritan en pánico liberando un aluvión de señales químicas de alarma que despiertan a tu sistema inmunológico. Las primeras células en aparecer son los macrófagos. Si una célula promedio tiene el tamaño de un ser humano, un macrófago tendría el tamaño de un rinoceronte negro. En principio, es una célula estoica, pero no querrías molestarla, ya que las bacterias la molestan.

En cuestión de segundos, las células grandes atacan y comienzan a matarlas sin piedad. Estiran partes de sí mismas, como los brazos de un pulpo, y agarran a las bacterias para tragárselas enteras y digerirlas vivas. Un macrófago puede comerse 100 bacterias antes de agotarse. Pero hay demasiados enemigos, por lo que los macrófagos llaman a refuerzos en la sangre. Cientos de miles de neutrófilos responden a sus señales y se mueven hacia el campo de batalla. Los neutrófilos son guerreros suicidas intensos que nacieron para matar. Son tan entusiastas en matar que se suicidan unos días después de nacer para no tener tiempo de destruir accidentalmente tu cuerpo desde el interior. Una vez que los neutrófilos llegan, comienzan a vomitar sustancias químicas mortales sobre las bacterias o las devoran. Son tan descuidados en sus ataques que terminan dañando tus propias células, pero el daño colateral no les importa en absoluto. Incluso algunos neutrófilos van tan lejos como para pulsar el botón del suicidio y explotar, arrojando redes anchas y tóxicas hechas de su propio ADN llenas de sustancias químicas mortales que atrapan y matan bacterias. A veces, aunque ya están «muertos», pueden seguir luchando. Eso es cuánto disfrutan matando.

INTERESANTE:   Cómo prevenir enfermedades cardiovasculares: desde la actividad física hasta la alimentación saludable

La batalla y la inflamación

Mientras la batalla se desata, tus vasos sanguíneos permiten que el líquido fluya hacia el campo de batalla como una presa que se abre hacia un valle. Te das cuenta de esto como una inflamación, tu dedo se hincha un poco y se pone rojo y caliente. El líquido lleva a la zona de batalla un silencioso asesino: millones de proteínas del complemento, una especie de arma líquida automatizada que aturde y mata bacterias desgarrándolas. Hicimos todo un video explicándolas en detalle.

Estamos llegando a una encrucijada. Si las cosas van bien, tus primeras líneas de defensa matarán rápidamente a los invasores. Sin embargo, a veces los enemigos son demasiado fuertes y podrían abrumar tus defensas eventualmente, lo que significa una muerte segura para ti, el ser humano.