La física detrás de la superfluidez: cómo se comportan los líquidos a temperaturas cercanas al cero absoluto

Escrito por Ben Reina

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

La superfluidez es un fenómeno fascinante que ocurre en algunos líquidos a temperaturas extremadamente bajas, cercanas al cero absoluto (-273,15 °C). A estas temperaturas, los átomos del líquido se comportan de manera diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en la vida cotidiana, lo que da lugar a propiedades sorprendentes y únicas.

¿Qué es la superfluidez?

La superfluidez es un estado en el que un líquido fluye sin resistencia, es decir, sin pérdida de energía cinética, a través de conductos y tuberías. Esto es posible gracias a que los átomos del líquido se mueven en perfecta sincronía y sin fricción entre sí. Es como si formaran un solo cuerpo, como si fueran una sola entidad.

¿Cómo se alcanza la superfluidez?

Para alcanzar la superfluidez, el líquido debe enfriarse a temperaturas cercanas al cero absoluto (-273,15 °C). A estas temperaturas, los átomos del líquido se mueven con muy poca energía, lo que les permite comportarse de manera diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en la vida cotidiana.

¿Qué líquidos pueden presentar superfluidez?

La superfluidez solo se ha observado en algunos líquidos, como el helio-3 y el helio-4. Estos líquidos tienen propiedades únicas que les permiten alcanzar la superfluidez a temperaturas muy bajas.

¿Por qué ocurre la superfluidez?

La superfluidez se produce gracias a un fenómeno cuántico llamado condensación de Bose-Einstein. Este fenómeno se produce cuando un gran número de átomos se enfrían a temperaturas cercanas al cero absoluto y empiezan a comportarse de manera similar a un solo átomo. En este estado, los átomos se mueven en perfecta sincronía y sin fricción, lo que permite el flujo sin resistencia del líquido.

INTERESANTE:   Cómo la física de la radiación afecta a nuestra salud y seguridad

¿Qué aplicaciones tiene la superfluidez?

La superfluidez tiene varias aplicaciones prácticas, como en la fabricación de sensores de alta sensibilidad, la refrigeración de equipos electrónicos y la investigación científica.

Además, el estudio de la superfluidez ha permitido a los científicos comprender mejor la física cuántica y los fenómenos que ocurren a temperaturas extremadamente bajas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad