El apocalipsis de los antibióticos explicado.

Escrito por 72ykh

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

¿Qué te parecería si te dijéramos que actualmente la humanidad está haciendo un esfuerzo colaborativo para diseñar un supermicrobio perfecto, un microbio que podría matar a cientos de millones de personas? Pues bien, esto está sucediendo en este momento. Estamos en proceso de crear una super bacteria.

Las bacterias son uno de los organismos vivos más antiguos de este planeta. Son las cosas más pequeñas que aún consideramos vida y son maestras de la supervivencia. Pueden encontrarse en todas partes y la mayoría de ellas son inofensivas para nosotros. Sin embargo, algunas pueden invadir nuestro cuerpo, propagarse rápidamente y matarnos. Antes, millones de personas morían a causa de infecciones bacterianas, hasta que desarrollamos una super arma: los antibióticos.

Los antibióticos revolucionaron la medicina y salvaron millones de vidas. Matan a la gran mayoría de las bacterias susceptibles rápidamente, dejando solo un pequeño grupo de sobrevivientes a los que nuestro sistema inmunológico se encarga fácilmente. ¿Cómo hacen esto los antibióticos?

Imagina una bacteria como una máquina muy compleja con miles de procesos complejos que la mantienen viva y activa. Los antibióticos interrumpen esta maquinaria compleja. Por ejemplo, interferiendo con su metabolismo y ralentizando significativamente su crecimiento para que sean menos amenazantes. Otros antibióticos atacan el ADN y evitan su replicación, impidiendo que las bacterias se multipliquen y, en última instancia, matándolas. También hay antibióticos que simplemente destrozan la capa externa de las bacterias, haciendo que mueran rápidamente.

Pero ahora la evolución está complicando las cosas. Por pura casualidad, una pequeña minoría de las bacterias que invaden tu cuerpo podría haber evolucionado formas de protegerse de los antibióticos. Por ejemplo, interceptando los antibióticos y cambiando la molécula para que sea inofensiva, o invirtiendo energía en bombas que expulsan los antibióticos antes de que puedan causar daño.

Unas pocas bacterias inmunes no son un gran problema, porque nuestro sistema inmunológico puede encargarse de ellas. Pero si escapan, pueden propagar su inmunidad. ¿Cómo pueden las bacterias propagar la inmunidad?

En primer lugar, las bacterias tienen dos tipos de ADN: el cromosoma y pequeñas partes flotantes llamadas plásmidos. Pueden fusionarse y intercambiar esas pequeñas partes flotantes para intercambiar habilidades útiles. De esta manera, la inmunidad puede propagarse rápidamente en una población. También pueden adquirir ADN de bacterias muertas y recolectar piezas de ADN. Incluso esto funciona entre diferentes especies bacterianas y puede dar lugar a súper bacterias que son resistentes a múltiples antibióticos.

Ya existen diferentes súper bacterias en el mundo, especialmente en hospitales y otros lugares perfectos para su proliferación. Pero muchas veces olvidamos los horrores de la era previa a los antibióticos. Hoy en día, tratamos este poderoso medicamento como una mercancía en lugar de reconocerlo como el logro revolucionario de la ciencia que es.

INTERESANTE:   Cómo prevenir enfermedades cardiovasculares: desde la actividad física hasta la alimentación saludable

Esto ha llevado a una extraña desconexión. Mientras que en algunos lugares del mundo recetamos y tomamos antibióticos sin precaución, en muchos países en desarrollo cientos de millones de personas aún no tienen acceso a ellos. Además, el uso de antibióticos en la producción de carne también es un problema grave.

La cría de animales para obtener carne se lleva a cabo en condiciones horribles y no higiénicas, creando un caldo de cultivo perfecto para enfermedades. Por eso, muchos animales reciben antibióticos para matar la mayor cantidad posible de bacterias y prevenir enfermedades. Todo para que una hamburguesa cueste un dólar.

Como resultado de este sistema, hemos creado cada vez más bacterias resistentes a los antibióticos. Para contrarrestar esto, usamos diferentes antibióticos y tenemos otro arma secreta: antibióticos específicos que se usan para eliminar las bacterias que han desarrollado resistencia. Sin embargo, hay estrictas normas de uso para evitar la creación de una súper bacteria.

Pero a fines de 2015, llegaron noticias preocupantes desde China. Se descubrió resistencia contra colistina, un antibiótico de último recurso. Colistina es un medicamento antiguo y rara vez se usaba debido a que puede dañar el hígado, por lo que había poca resistencia contra él. Esto lo convertía en un gran antibiótico de último recurso para ciertas infecciones complejas que ocurren en hospitales. La resistencia bacterial a la colistina es una muy mala noticia, ya que podría destruir la última línea de defensa y provocar muchas muertes.

¿Cómo pudo suceder esto? Millones de animales en granjas porcinas chinas habían recibido colistina y, en unos pocos años, se desarrollaron bacterias resistentes que se transmitieron primero de animal a animal y luego a humanos, sin ser detectadas.

En un día promedio, hay más de 100,000 vuelos en la Tierra, conectando a cada humano del planeta. Al crear el mundo moderno, también hemos construido la infraestructura para una peligrosa pandemia. Sin embargo, no es necesario entrar en pánico todavía. Los humanos están evolucionando, investigando y desarrollando nuevos antibióticos a medida que los antiguos se vuelven obsoletos. La tecnología avanza cada día. El problema es real y serio, pero la lucha está lejos de terminar.

Si la humanidad juega bien sus cartas, las súper bacterias podrían no resultar tan súper después de todo.