Química de la corrosión: estudio de la química de la corrosión y su prevención

Escrito por Ben Reina

Tecnólogo y apasionado por la ciencia

La corrosión es un proceso químico que afecta a los metales y puede tener consecuencias importantes para la seguridad y la vida útil de las estructuras y los productos que los contienen. En este artículo, estudiaremos la química de la corrosión y cómo prevenirla.

¿Qué es la corrosión?

La corrosión es un proceso químico que ocurre cuando un metal reacciona con su ambiente y pierde sus propiedades físicas y químicas. Los metales son vulnerables a la corrosión debido a que tienen una tendencia natural a perder electrones y formar iones positivos. Esto se llama oxidación y es una reacción química que ocurre cuando los metales entran en contacto con el oxígeno, el agua u otras sustancias químicas.

¿Cómo se produce la corrosión?

La corrosión puede ser iniciada por varios factores, incluyendo la exposición a la humedad, la salinidad, la acidez o la presencia de contaminantes. Cuando un metal se expone a una sustancia corrosiva, su superficie comienza a deteriorarse. Si la corrosión no se controla, el metal se debilita y se vuelve quebradizo, lo que puede llevar a la falla estructural o la pérdida de funcionalidad.

¿Cuáles son los tipos de corrosión?

Existen varios tipos de corrosión, cada uno con características y causas específicas. Algunos de los tipos de corrosión más comunes incluyen la corrosión galvánica, la corrosión por picaduras, la corrosión por fisuras y la corrosión intergranular.

La corrosión galvánica ocurre cuando dos metales diferentes están en contacto eléctrico en presencia de un electrolito, como el agua salada. Un metal será corroído más rápidamente que el otro, lo que resulta en una pérdida de masa y la formación de una capa de óxido en la superficie.

La corrosión por picaduras es un tipo de corrosión localizada que ocurre cuando un área pequeña de la superficie del metal es expuesta a una sustancia corrosiva. Esto puede ocurrir en áreas donde la capa protectora del metal se ha dañado o donde hay una concentración de contaminantes.

La corrosión por fisuras ocurre en áreas donde el metal está bajo tensión y la corrosión se concentra en las grietas y las fisuras. Este tipo de corrosión puede ser especialmente peligroso ya que la corrosión puede debilitar la estructura y causar la falla.

La corrosión intergranular ocurre en los límites entre los granos de metal, donde la corrosión se concentra en las áreas más vulnerables. Esto puede ocurrir en metales que han sido expuestos a altas temperaturas, como los aceros inoxidables, o en metales que tienen una composición química compleja.

INTERESANTE:   Química de polímeros: síntesis y aplicaciones de polímeros

¿Cómo prevenir la corrosión?

La prevención de la corrosión es importante para garantizar la seguridad y la vida útil de las estructuras y los productos. Hay varias medidas que se pueden tomar para prevenir la corrosión, incluyendo el uso de metales resistentes a la corrosión, el recubrimiento de metales con capas de protección y el control del ambiente en el que se encuentran los metales.

El uso de metales resistentes a la corrosión es una forma efectiva de prevenir la corrosión. Los metales como el acero inoxidable y el aluminio tienen una capa protectora de óxido que evita la corrosión. Estos metales son especialmente útiles en ambientes corrosivos, como en la industria química y la construcción naval.

El recubrimiento de metales con capas de protección también es una forma efectiva de prevenir la corrosión. Los recubrimientos pueden ser pinturas, polímeros o películas metálicas que protegen la superficie del metal de los agentes corrosivos. Los recubrimientos también pueden incluir inhibidores de la corrosión, que son sustancias químicas que se agregan al recubrimiento para prevenir la corrosión.

El control del ambiente en el que se encuentran los metales también es importante para prevenir la corrosión. Esto puede incluir la eliminación de contaminantes del ambiente, la disminución de la humedad y la salinidad y la eliminación de la exposición a sustancias corrosivas.

¿Cómo se mide la corrosión?

La corrosión se puede medir de varias maneras, incluyendo la pérdida de masa, la resistencia eléctrica y el análisis químico. La pérdida de masa se refiere a la cantidad de metal que se pierde debido a la corrosión. La resistencia eléctrica se refiere a la cantidad de corriente eléctrica que pasa a través del metal, que disminuye a medida que el metal se corroído. El análisis químico se refiere a la medición de los cambios en la composición química del metal debido a la corrosión.